8 errores habituales que comete la gente cuando tiene dinero

8 errores habituales que comete la gente cuando tiene dinero

En el artículo de hoy, vamos a tratar un tema que a muchos emprendedores se les pasa por alto, porque no suele pararse a pensar en él hasta que, definitivamente, se encuentran con el problema.

Se trata, por supuesto, de los errores que se pueden llegar a cometer cuando se tiene dinero. Que no son pocos, y pueden conducir a que se pierda definitivamente. Además, son errores que se pueden cometer tanto personalmente, como gestionando tu tienda online en Shopify.

Como podrás comprobar, son errores habituales y frecuentes que aparecen tan pronto como se tiene algo de dinero. De hecho, estoy convencido de que tienes familiares o amigos que, en alguna ocasión, cuando han tenido dinero, han pasado por estos problemas.

               errores con dinero

Tenerle miedo

El primero de los errores más habituales entre las personas que consiguen dinero, es el de tenerle miedo. Puede resultar paradójico, puesto que siempre estamos buscándolo, pero, en algunas personas, llegar a tener dinero les produce cierto vértigo.

Esto es bastante normal, puesto que, a la mayoría de los emprendedores, no se les ha educado, ni en su niñez ni en su juventud, a gestionar el dinero, y mucho menos a gestionar una cantidad relativamente grande.

Por lo tanto, una vez tienen el dinero en sus manos, se sienten tensos, sin saber qué hacer, con miedo a perderlo. Lo que suele suceder a continuación no se le escapa a nadie: Se desencadena uno o más de los problemas que detallo a continuación.

Por lo tanto, lo primero que tienes que tener en mente cuando consigas más dinero del que esperabas, es que no puedes tenerle miedo. Tienes una fuente de riqueza, pero no riqueza en sí misma. Así que debes tomarlo con calma y saber qué hacer.

Y, si no sabes qué hacer, porque, como decía, no se nos educa para ello, busca alguien que sí sepa y, mientras tanto, no toques demasiado ese dinero ni cambies tu forma de vivir. Hay asesores financieros que pueden ayudarte a rentabilizar ese dinero y hacer que crezca.

Y, por supuesto, no creas que tener ese dinero te convierte en mala persona. Destierra los mitos sobre el dinero que dicen que te convierte en mala persona, que eres un inmoral por haberlo ganado y demás. No es cierto. Así que relájate, y lee los siguientes errores habituales para no cometerlos tú.

 

Aumentar gastos automáticamente

Otro de los errores (y este es muy común), es el de aumentar los gastos automáticamente a niveles que se adecúen a los nuevos ingresos. Y, al fin y al cabo, suena razonable, ¿no?

Si ganas 1000€ y gastas 900€, parece lógico pensar que, al cobrar 3000€, puedes pasar a gastar 2700€. Pero no es la opción más inteligente. Y esto es pensando en flujos constantes de dinero. Si hablamos de que tienes un ingreso ocasional de 50.000€, todavía es más grave.

Lo cierto es que, si tienes un aumento de los ingresos, o tienes un gran ingreso ocasional, no tienes que aumentar tu nivel de gastos (o, al menos, no tan exageradamente). Lo ideal es ahorrarlo e invertirlo de forma que genere rentabilidad.

Al fin y al cabo, te has acostumbrado a vivir de una determinada manera… ¿Por qué no seguir viviendo de esa forma durante un poco más de tiempo y ahorrar y rentabilizar el extra de dinero que has conseguido?

Por lo tanto, el consejo aquí es: No aumentes tu nivel de vida automáticamente una vez consigas más dinero, independientemente de que ese dinero sea constante u ocasional. Vive por encima de tus necesidades, pero por debajo de tus posibilidades.

 

No invertirlo

Otro error habitual: No invertir el dinero extra que se ha conseguido y, en consecuencia, no hacer que éste aumente. Es un error especialmente grave cuando se trata de un ingreso puntual, pero también es aplicable a los ingresos recurrentes.

Debes tener presente que los ingresos puntuales no van a estar ahí para siempre, por lo que, si lo gastas, no vas a poder disfrutarlo durante un largo periodo de tiempo.

Si sumas el error de no invertirlo con el de aumentar tus gastos, te encuentras en un problema realmente grave. Y esto se ve muy bien en quienes ganan la lotería. Generalmente, al cabo de pocos años ya lo han perdido todo.

No caigas en ese error. Debes seguir viviendo como lo hacías anteriormente, y ese dinero extra invertirlo de alguna forma que te genere una buena rentabilidad. Por supuesto, esto dependerá de tu propensión al riesgo.

Por ejemplo, invertirlo a plazo fijo puede darte una rentabilidad de un 2%. Invertirlo en bolsa puede darte una rentabilidad del 7 u 8% (más, si lo inviertes en un buen fondo de inversión), e invertirlo en proyectos propios (más tiendas online, por ejemplo), puede darte rentabilidades mucho mayores.

Debes comprender qué riesgos estás dispuesto a asumir, y comprobar las rentabilidades asociadas. Pero, lo que sí tienes que tener claro, es que gastarlo tan pronto como llega a tus manos no es una opción.

Ese dinero debe trabajar por ti.

 

Invertirlo en proyectos no rentables

El error de inversión más habitual, junto al anterior, es el de invertir en proyectos no rentables. Es evidente que, si no invertir el dinero es una mala forma de utilizarlo, invertirlo en un proyecto no rentable y perderlo, es una forma aún peor de utilizarlo.

Por lo tanto, lo más recomendable es que, si llega a tus manos un dinero y no tienes conocimientos de inversión, antes de tocarlo, estudies al respecto. Puedes dejar ese dinero en el banco durante un añito, y dedicarte a leer y estudiar.

Al cabo de un año, seguro que tienes una visión mucho más clara de dónde colocar ese dinero para que te vaya rentando, y creciendo año tras año.

Por supuesto, en tu caso, que tienes una tienda online en Shopify, invertirlo en proyectos online puede ser una buena idea. Pero no te vuelvas loco por tener dinero. Busca proyectos que veas que son rentables.

Si no se te ocurre ninguno, nuevamente, espera. El dinero no se va a ir si no lo tocas. Y las oportunidades surgen ante nosotros cada cierto tiempo. Simplemente, ten paciencia, estudia, y observa las oportunidades de negocio que se crean a tu alrededor.

 

Endeudarse

¡El mayor error que se puede cometer! No solo no invertir, sino, además, endeudarse. Y alguien puede pensar: ¿Cómo te vas a endeudar al tener un ingreso extra? Pues hay mucha gente que lo hace, y no resulta tan extraño.

Supón que tienes un ingreso puntual de 50.000€, o que pasas de cobrar 1000€ a 3000€ al mes. Has tenido un buen ingreso adicional, y, por lo tanto, te planteas comprar, por ejemplo, una vivienda.

Pero la vivienda no vale 50.000€, sino que vale 120.000€. ¿Qué haces? Pagas 50.000€, y te quedas con una deuda de 70.000€. ¡Menudo error!

También puedes ver la situación a la hora de iniciar un nuevo negocio. Como el anterior que abriste te va bien, te endeudas para abrir uno nuevo, con la esperanza de pasar de 3000 a 6000€.

Esta última opción es un poco menos arriesgada, siempre que sepas lo que estás haciendo. Pero lo mejor que podrías hacer, en realidad, es crear ese nuevo negocio sin necesidad de endeudarte.

Al fin y al cabo, el primer negocio que abriste y que te permitió pasar de 1000 a 3000€, lo iniciaste sin endeudarte, ¿verdad? ¿Por qué no hacer lo mismo?

 

No hacer donativos

Puede que no creas en el karma, pero eso no significa que no te afecte. Hay una cierta energía en el universo que hace que, si ayudas, te ayuden. Y, si has conseguido algunos méritos, debes entender que no se han debido exclusivamente a ti.

Es importante devolver a la sociedad lo que la sociedad nos da. De hecho, puedes verlo en los ricos americanos, donde está muy extendida la cultura de la filantropía. Es normal: Si has conseguido tanto de la sociedad, es justo devolverle parte de lo ganado.

Además, debes tener algo en cuenta: Incluso aunque no existiese el karma, el hecho de que la sociedad vea que colaboras con ella, hace que, cuando a ti te vaya mal (y el hecho de que te vaya bien puntualmente, no significa que no pueda irte mal), los demás quieran ayudarte.

Por lo tanto, siguiendo la teoría de Robert Kiyosaki, yo recomiendo tener tres “huchas”. Una para ahorrar, una para invertir, y otra para donar. De esta forma, ninguna de las tres áreas importantes de la vida se queda sin cubrir.

Tú mejorarás constantemente tu nivel de vida, gracias a tus inversiones, también tendrás cada vez un colchón mayor para vivir, gracias a tu ahorro, y siempre tendrás una buena relación con tu comunidad, gracias a los donativos.

 

Sucumbir a los gorrones

Otro de los errores habituales es el de sucumbir a los gorrones. Y es que, cuando empiezas a ganar dinero, es normal que te rodee una gran cantidad de gente que quiere disfrutar de él.

Mario Conde (por el que no tengo gran simpatía, pero sirve de ejemplo, puesto que pasó de tener mucho dinero a tener muy poco), comentaba que, si quieres saber quién es tu amigo, tienes que arruinarte.

Por mi parte, no te recomiendo que te arruines para averiguarlo. Simplemente, cuando tengas más dinero, mira a tu alrededor y evalúa cuántos de los que ahora son tus amigos, lo eran antes de enriquecerte.

Hay que tener cuidado. Esas amistades no solo pueden hacerte perder dinero si no lo gestionas adecuadamente, sino que, además, suelen ser relaciones tóxicas, porque son personas sin ningún tipo de valor, que solo se acercan al sol que más calienta.

 

Relajarse

Por último, está el error de relajarse. Es evidente que, si consigues dinero, puedes quitarte cierto estrés de la cabeza, y poder tener una mayor seguridad en tu día a día. Pero no es conveniente dejar de “tener hambre”.

El hecho de que tengas cierto dinero extra solo debe servirte para discriminar mejor los proyectos a los que dedicarte, porque ya no tienes esa necesidad de ganar dinero sí o sí para sobrevivir.

Y, discriminando proyectos a los que dedicar tu tiempo, puedes quedarte con los que se te den mejor y puedas aportar mayor valor, consiguiendo mejores pagos por tu trabajo.

Así, mi recomendación es que no te duermas en los laureles. Has conseguido algo de dinero, y eso te aporta seguridad. Bien. Ahora trabaja por conseguir una cantidad mayor, ofreciendo más valor a la sociedad del que has aportado hasta el momento.

 

Como puedes ver, hay una cantidad de errores que se cometen con el dinero que son habituales y de lo más frecuentes. No son errores que convenga menospreciar, porque, si se mantienen en el tiempo, pueden hacer que el capital desaparezca. Tanto en un caso personal, como en el caso de una tienda online en Shopify.

¿Y tú? ¿Has tenido problemas con el dinero alguna vez? ¿Crees que hay algún error adicional que me haya olvidado de comentar? ¿Cómo los superaste? ¡Cuéntamelo en los comentarios y trataré de responder tan pronto como sea posible!

Temas:

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify